LA GUERRA CONTRA EL NARCOTRÁFICO COLOMBIANO : UN FLAGELO SUDAMERICANO

Vamos a ver cómo el tráfico de drogas se ha convertido en el mercado más grande de América Latina y  cómo se ha convertido en un gran problema social.

 

El tráfico de drogas está muy presente en América Latina desde la década de los 80, particularmente en Colombia con la creación del cartel de Medellín. A su cabeza, Pablo Escobar, narcotraficante, que se apodaba el « rey de la cocaína ». Este tráfico existe por el gran consumo de cocaína en Europa y Estados Unidos.

De hecho, el 80 por ciento de la cocaína se consume en los Estados Unidos. Cuando aún estaba en vida, Escobar era uno de los hombres más ricos del mundo, con una facturación anual de $20 mil millones y una fortuna estimada a $30.000 millones de dólares lo que hoy equivaldría a $54.000 millones de dólares.

Escobar optó por dejar sus estudios y su brillante futuro en la Universidad Autónoma de América Latina para convertirse en un criminal. Realmente comenzó a codearse con la comunidad de la droga en 1970, por redes en la dirección de los Estados Unidos.

A pesar de sus actividades ilegales y delictivas, logró ser elegido suplente de la Cámara de Representantes de Colombia para el Partido Liberal Colombiano. Finalmente, la escala de su actividad hizo que los gobiernos colombianos y estadounidenses lo busquen, y en aquel entonces hundan a toda Colombia en la violencia perpetua.

Fue encontrado y asesinado por la Policía Nacional de Colombia en Medellín el 2 de diciembre de 1993 a la edad de 44 años.

 

 

El hecho de que un narcotraficante esté presente en el sistema político de un país hace que aparezca corrupción e intimidación en ese país. El 21.8 por ciento de la población carcelaria de Colombia está relacionada con las drogas. El informe es flagrante, la población se ve muy afectada por su tráfico. Desde comienzos de los años 80 se fue conformando en Colombia un sector de economía ilegal que fue reproduciendo las mismas estructuras injustas de la economía legal.

 

Un estudio reveló que los nuevos consumidores de marihuana se encuentran entre los 12 y los 17 años, en su mayoría estudiantes del sexo masculino que habitan en los centros de mayor concentración poblacional. Pero, ya encontramos consumo en personas que están terminando el bachillerato o ingresando a la universidad.

Pero si se quiere preservar la calidad de la vida de las juventudes norteamericanas y de los países del Norte, tampoco se entiende por qué la represión no se dirige contra los consumidores sino contra los productores.

Así, pues, la « guerra contra las drogas » en Colombia, no sólo significa, quemar los cultivos de familias miserables que no han encontrado otra manera de subsistir.

También hay una persistente intervención militar norteamericana que busca destruir los movimientos sociales organizados alrededor de proyectos de una sociedad alternativa.

 El gobierno de los Estados Unidos intervino en Colombia con una presencia cada vez más grande de asesores militares, con todo un aparato de investigación y con programas de destrucción de cultivos y laboratorios.

Se dice que « la guerra contra las drogas » se configuró en los gobiernos de Reagan y Bush y que tuvo como intención la de producir un alza exorbitante en el precio de los alucinógenos para, por esa vía, disminuir su consumo.

Un estudio de la revista « Le Figaro », de París, mostraba que en 1995 el narcotráfico llegó a generar ganancias de trescientos mil millones de dólares, equivalentes a las dos terceras partes de los recursos de los bancos estatales del mundo.

Además de las diferentes iniciativas legislativas a nivel nacional, como la « Ley de Impuestos de la Marihuana de 1939 » y regional con la tradicional lucha en California contra la marihuana, la medida más relevante para combatir esta lacra proviene del presidente Richard Nixon. El vilipendiado jefe de Estado republicano tuvo un gran peso en la adopción de la Ley de Sustancias Controladas, efectiva en el año 1971.

Colombia dio hoy un nuevo paso en la lucha contra el consumo de drogas con la firma por parte del presidente Iván Duque de un decreto que permite a la Policía la incautación de la dosis mínima y que ha desatado controversia en el país.

Este decreto permite a las autoridades eliminar cualquier cantidad de drogas que los ciudadanos posean en un espacio público para que ningún vendedor pueda venderlo a los jóvenes. Afirmó que el compromiso, en contravía del más reciente mensaje de la ONU, es el de lograr un mundo libre de drogas.

Últimamente, el debate sobre las drogas está ligado a una de las discusiones más profundas de la libertad de los seres humanos : ¿ el libre albedrío debe incluir la posibilidad de hacerse daño ? Al final, Duque se acercó al presidente Trump y le agradeció su apoyo alrededor de la lucha antidrogas.

 

 

Podemos relacionar este tema con el concepto « Idea de progreso » porque los Estados Unidos y el Estado colombiano están tomando medidas para combatir el narcotráfico « la guerra contra las drogas », del mismo modo los Estados Unidos no vacilan en intervenir en América del sur para evitar el paso de drogas a Estados Unidos desde Colombia.

 

Bibliografía :

https://www.elespectador.com/noticias/politica/trump-y-duque-alienados-en-la-lucha-contra-las-drogas-articulo-814003

https://www.semana.com/nacion/articulo/guerra-antidrogas-onu-la-replantearia-a-instancias-de-colombia/469668

https://elordenmundial.com/la-guerra-contra-las-drogas-en-estados-unidos/

http://www.lefigaro.fr/flash-actu/2018/04/24/97001-20180424FILWWW00310-colombie-le-trafic-de-drogue-principale-menace-a-la-paix-selon-le-president.php

http://www.javiergiraldo.org/spip.php?article85

https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-548457

http://pacifista.co/en-colombia-hay-mas-de-26-mil-presos-por-delitos-relacionados-con-drogas/

 

Sara V. y Romane B.

 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*