EL ABORTO EN LATINAMÉRICA : ¿ A QUE NO SABÍAS QUE ALLÍ LA MAYORÍA DE LAS MUJERES NO PODÍA ABORTAR?

Hoy, el 98 % de los países mundiales legalizan el aborto cuando el embarazo puede tener repercusiones sobre la vida de la mujer embarazada. Sin embargo, ciertos países no lo conceden a pesar de consecuencias sobre la salud física y mental de la mujer. Entre estos cinco países que consideran el aborto como un crimen y lo prohiben totalmente, cuatro se encuentran en América Latina. En Honduras,  El Salvador, Nicaragua y  La República dominicana abortar es un delito.

 

Allí el aborto está considerado como un crimen y esto, aunque el embarazo se deriva de una violación. En otros países latinoamericanos,  el aborto es una cuestión más compleja. Así pues, en algunos países  como Venezuela, Guatemala, Brasil, Paraguay o Chile lo prohiben excepto si permite salvar la vida de la madre. Por otro lado, en Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, y Argentina, la legislación dice que está prohibido abortar también salvo si permite preservar la integridad física de la madre. Solamente algunos países como Uruguay, Cuba, Puerto Rico y la Guayana francesa tienen una ley que les permite a las mujeres abortar libremente.

 

 

 

Ciertas mujeres recurren al aborto de manera clandestina por eso las condiciones y las normas de seguridad y de higiene son  pésimas y suelen causar el 12% de las muertes maternas. En resumen, en 2008, 4,4 millones de mujeres latinoamericanas interrumpieron sus embarazos entre las que el 95 % lo hicieron de manera clandestina, y más de un millar de ellas perdieron la vida en circunstancias horribles.

Algunas personas hablan del rechazo de la conciencia como  obstáculo.  Según Mariela Belski, una de las directoras de Amnistía Internacional, la objeción de  conciencia es utilizada de manera abusiva y arbitraria, lo que constituyó una barrera ilegítima para el acceso legal al aborto. Sin embargo, las mujeres topan con otros obstáculos como los comentarios acusatorios viniendo del personal hospitalario, la mala fe de los funcionarios públicos, la violación del secreto profesional y la influencia de la Iglesia sobre este tema.

 

 

 

Por cierto, la Iglesia ejerce una influencia considerable defendiendo posiciones muy conservadoras, y rechazando rotundamente pues la legalización del aborto. Al movimiento feminista le cuesta conseguir avances sobre el tema pues la religión católica está muy presente en la sociedad latinoamericana. En efecto, para la Iglesia y para mucha gente pues, el aborto está considerado como un pecado porque pondría fin a una vida inocente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para concluir,  el derecho a abortar todavía no es un avance social que toca la sociedad latinoamericana. Aunque algunos países autorizan a las mujeres a abortar, queda mucho por hacer, en particular a causa de la religión católica que desempeña un papel esencial e influyente en la sociedad. En lo que nos concierne, pensamos que las mujeres deberían tener acceso al aborto libre y sin condiciones como en Francia y en otros países porque ellas deben poder ser libres de su elección y de controlar su cuerpo.

 

Sarah D.S.G y Julie C.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*