EL TURISMO EN ESPAÑA : UN RETO ECONÓMICO MUY IMPORTANTE

España está en la tercera posición mundial por el número de turistas detrás de Francia y de los Estados Unidos, con 52,2 millones de turistas en 2009. Según los recibos turísticos, España estaba en el cuarto puesto detrás de Francia, de los Estados Unidos y de Italia en 2008. El turismo empleaba a un diez por ciento de la población activa y representaba al ocho por ciento del producto interno bruto en 2008.

Pero hay a pesar de todo, hay puntos negativos porque el turismo de masas está muy mal visto en España. Desde esta subida del turismo hay cada vez más pintadas y carteles que denuncian este tipo de turismo, y varias acciones fueron llevadas a cabo contra autobuses turísticos, en restaurantes playeros o en tiendas de alquiler de bicicletas.

Entonces, en 2017, Mariano Rajoy, el primer ministro dijo « lo que no puedo hacer es recibir al turista con un cartel de Bienvenida pero lo que no se puede hacer tampoco es tratarlo a patadas porque genera mucho dinero y permite a 452.000 españoles trabajar, el 20% del empleo total», sabiendo que el turismo español representa también el 11%  del producto interno bruto español. El turismo va aumentando en España, así el número de pernoctaciones hoteleras han aumentado un 48% entre 1999 y 2016, según las estadísticas públicas.

A modo de ejemplo, podemos hablar de la ciudad de Benidorm. En los años 60 del siglo XX, Benidorm se parecía a un pequeño pueblo cuya actividad principal era la pesca. Las viejas casas de pescadores son actualmente ocupadas por algunos ancianos que viven allí desde hace mucho tiempo pero ellos están más o menos en conflicto con los promotores porque quieren comprar sus casas para reemplazarlas por rascacielos. Estas perspectivas y esta evolución urbanística ha aumentado mucho los precios de los terrenos. En efecto el turismo balneario se ha dessarrollado por la costa mediterránea a partir de los años 1960, a causa de la llegada de turistas europeos ( Ingleses, Alemanes, Franceses, Suecos..) que llegan por la autopista o por avión.  Los turistas vienen  a Benidorm por el sol, la playa y el mar. Además Benidorm lo tiene todo para atraer a los turistas. Hoy Benidorm sigue cambiando y creciendo pero hay cada vez menos espacio y hay también consecuencias nefastas. Por ejemplo, los paisajes son totalmente desfigurados por el hormigonado del litoral, crea problemas para compartir agua entre la agricultura y el turismo, y causa mucha contaminación.

La actividad turistica marca profundamente los paisajes del litoral mediterráneo y participa a su debilitamiento.

Por  último, cabe decir que cinco millones de turistas por año traen empleos y dinero a Benidorm y al Estado y permiten a Benidorm desarrollarse, claro.

 

Aymeric B y Fabien P.

 

 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*