Mafalda, la mítica heroina de tebeo argentina sigue siendo de actualidad.

Joaquín Salvador Lavado o QUINO, el creador del personaje mítico de Mafalda recogió el Premio Quevedos 2000, dotado con cinco millones de pesetas, otorgado por la Universidad de Alcalá de Henares en Madrid. El galardón representa el mayor trofeo que existe de humor gráfico iberoamericano.

Durante  la VIII Muestra Iberoamericana de Humor Gráfico, el padre de Mafalda dijo que su personaje desapareció para que no empezara a hacerse repetitiva:  » Nuestra época se parece mucho por los desastres que sigue cometiendo el ser humano”.

Por ejemplo, si uno le pregunta si hoy los padres de Mafalda se divorciarían. Después de un interesante debate sobre este tema, con profundas reflexiones psicológicas, Quino decía: « No sé … para mí sólo hay dos dibujos … ».

En efecto, pensó en hacer dibujos mudos. Quino, que también recibió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2014, adoraba el arte silente de Buster Keaton hasta que, en una redacción de Buenos Aires, le dijeron que el humor necesitaba palabras. Después, Quino aceptó el consejo y llenó sus viñetas de nubes :  a veces con diálogos socráticos, a veces con las palabras justas. El creador argentino de Mafalda se vuelve el primer dibujante distinguido en la historia de este premio.

Además, en 2015, ¡cerca de 12.000 personas visitaron la exposición « Mafalda, una niña de 50 años » en el Espacio Cultural MIRA de Pozuelo de Alarcón.

De hecho, la niña Mafalda que odia la sopa se las ingenia para que, gracias a sus preguntas y reflexiones, se hable sobre las injusticias, el medio ambiente, el feminismo o los Beatles. La puerta de esta casa siempre está abierta, además, para recibir a Felipe, Manolito (materialismo), Susanita ( descreimiento insolidario) y Miguelito ( optimismo) que, con su aparente inocencia, se unen a su anfitriona para cuestionar el mundo de los adultos (la sopa, que en realidad era una metáfora de la censura).

Mafalda nació en 1964 y al principio, se trataba de crear una familia que usara  aparatos para evocar una marca, pero los diarios argentinos se negaron. Así que la campaña nunca se hizo y Mafalda se convirtió en tira cómica del semanario porteño Primera Plana. Tuvo una carrera muy breve pues dejó de publicarse en 1973, pero lleva más de cuatro décadas editándose en libros, traducidos a varios idiomas.

En homenaje al dibujante, se escribieron muchas antologías de la obra de Quino y  libros antológicos de Quino fueron publicados.

El Festival Internacional de la Historieta de Angulema (Francia) quiso celebrar en 2014 el quincuagésimo aniversario de Mafalda con una exposición y le encargó a dos escenógrafos y a un arquitecto que construyeran el hogar donde la niña de melena redonda vivía con sus padres en el Barrio de San Telmo de Buenos Aires. Además de los muebles y objetos, integraron a la casa 120 episodios facsimilares del cómic y los distribuyeron conforme a los temas que abordaban (la escuela, la televisión. el capitalismo, la paz en el mundo, los Derechos Humanos , las dictaduras…)

 

 

Este contraste entre el dibujo y el habla es una buena ilustración del mensaje de Quino : una niña de 6 años sosteniendo un arma atrae nuestra atención . Quino nos desafía usando la primera persona del plural y  usa antífrasis para no ser censurado.

Guillaume T.