La proclamación de independencia de Cataluña




A comienzos del siglo XX, Cataluña, que se convirtió en la gran región industrial de España, era la cuna de la lucha de sus trabajadores, pero ella sufrió la represión policial de la monarquía. 
En 1932, bajo la Segunda República, el Parlamento español votó un estatuto de autonomía para Cataluña. El castellano y el catalán eran entonces considerados como idiomas oficiales. En 1934, se proclama una República Catalana muy efímera pues la guerra civil que estalló en 1936 en España terminó con la victoria del general Franco, en enero de 1939, y con la caída de Barcelona. A partir de febrero 
de 1939, comenzó el éxodo de los refugiados republicanos (la Retirada). Durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), las lenguas regionales fueron prohibidas, con lo cual era prohibido hablar catalán, vasco o gallego en España! Según el lema franquista ¡ España tenía que ser "Una, Grande y Libre" !

Tras la muerte de Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975, y la caída del régimen franquista, el nuevo Rey de España Juan Carlos I, nombrado por el Caudillo,  hizo de España una democracia en unos pocos meses. El gobierno regional de Cataluña fue restituido provisionalmente en 1977, liderado por el presidente catalán en exilio. La Constitución Democrática de 1978 convirtió a España en un país semi federal compuesto por diecisiete comunidades autónomas, tres de las cuales tenían un estatuto especial: el País Vasco, Galicia y Cataluña.

En 1979, Cataluña obtuvo un nuevo estatus de autonomía regional, en un referéndum aprobado por el 88.1% de los votantes. Esto les da habilidades en política de educación, salud e idioma y les permite crear una fuerza policial autónoma. En marzo de 2006, una votación en el Parlamento español, que define a la región como una "nación" en el estado español, refuerza la autonomía de Cataluña. Con este nuevo y más ventajoso estatus, aprobado por la población, los catalanes oficialmente tienen una bandera nacional, un himno y fiestas populares. A estos símbolos nacionales se agrega el uso de la lengua catalana que se convierte en un derecho y un deber en 
Cataluña.

Hace unos años, en 2010, el Partido Popular de Derecha liderado por Marino Rajoy decide cancelar parcialmente el estatus de Cataluña. Tras su solicitud al Tribunal Constitucional español, se le rechazó el valor jurídico de la definición de Cataluña como "nación" y el uso del catalán como "lenguaje de preferencia" en la administración y los medios de comunicación. 
Más de un millón de catalanes descendieron así por las calles de Barcelona para protestar.
En 11 de septiembre de 2012, los separatistas catalanes siguen siendo más de un millón en manifestar de nuevo en Barcelona con motivo de la gran fiesta de Cataluña, la "Diada", pidiendo un referéndum sobre la independencia. Su lema era "Cataluña, nuevo estado de Europa". Sin embargo, Mariano Rajoy, en el poder desde 2011, se negaba a negociar. El presidente catalán, Artur Mas, quien ganó las elecciones regionales de noviembre, prometió entonces un referéndum sobre la autodeterminación.
Cataluña organizó un primer referéndum de independencia en 2014. Para los 6 millones de votantes potenciales, 1,8 millones de ellos, lo que representa el 80% de los votantes, dijeron que estaban a favor de la independencia.

El 9 de noviembre de 2015, el Parlamento catalán puso en marcha el proceso de creación de un "Estado catalán", que dio lugar al nacimiento de una República de Cataluña independiente, que esperan ver completada en 2017. Pero, el Tribunal Constitucional de España cancela este proceso iniciado por los catalanes electos.
El 12 de septiembre de 2017, se ordenó a las fuerzas políticas que tomaran medidas contra las autoridades, los funcionarios o las personas para evitar el "referéndum ilegal". El 21 de septiembre, impuso fuertes multas al Tribunal Constitucional, cuyas autoridades catalanas se aseguraron de que se celebrara el referéndum. Miles de manifestantes a favor de la independencia bajaron a las calles ese mismo día por el derecho a la autodeterminación.

El 1 de octubre, miles de catalanes acudieron a las urnas para participar en el referéndum de autodeterminación. El 90.18% respondió SÍ con una tasa de participación de un 43%. La prohibición del voto por parte del gobierno español obstaculizó las operaciones de votación y esta encuesta terminó con la violencia y decenas de víctimas.

   El referéndum permitió a los catalanes expresar su deseo de independencia, sin embargo, la independencia de Cataluña probablemente tendrá repercusiones en la economía, ya que la fundación de un nuevo estado es sinónimo de nuevos gastos, incluida la creación de una moneda. Además , si este estado no es reconocido por un país  de la Unión Europea, es probable que las empresas establecidas en Cataluña se vayan, el equipo de fútbol de Barcelona se convertirá entonces en el equipo menos motor para la economía nacional. También tendrá repercusiones culturales, ya que el único idioma oficial de Cataluña será el catalán, sabiendo que el catalán sólo se habla en esta parte del país, será una desventaja para el turismo. Desde el punto de vista político, la aceptación de Cataluña como país debe ser aceptada por la ONU en particular.

Berkahoum O et Jade G.